lunes, 20 de octubre de 2014

Goma (de borrar)

Fui a comprar una goma. Iba decidida. Esta vez sería el momento. Una goma con la que borrar tachones y demás meteduras de pata. Blanca, pura, inmaculada. Lo tenía todo a mi favor. Esta vez sí, no había discusión alguna ni imprevisto que lo torciera. Entré con paso firme en la tienda. La mirada incierta, el paso seguro. Quiero una goma, emitió mi voz sin atisbo de duda. Solo vendemos paquetes de dos.

lunes, 6 de octubre de 2014

8F (apaguen sus dispositivos móviles)

Otra vez y tiro porque me toca. Vuelta a la casilla de inicio. (Re)inicie usted y abróchese el cinturón que se aproximan turbulencias. Regreso al nudo en la garganta, el corazón que palidece, la coraza más gruesa, pero al juego de la oca ya le tenemos cogido el truquillo. Las maletas se hacen solas, el diario del acontecer se escribe al revés, de izquierda a derecha para no perder las costumbres patrias.