domingo, 4 de septiembre de 2011

Oscilaciones

Se dirigían hacia mí como conductores kamikazes, pero despacio y con algún fallo en la maquinaria: todos renqueaban, oscilando ingrávidamente sobre la parte derecha de sus cuerpos, algo parecido a una cojera, pero ni soy coja ni especialista en cojeras de esa índole para describir tal malformación de la naturaleza.

Venían del final de la calle, como en un túnel oscuro, pero sin luz salvadora. Y yo caminaba por la acera, a contracorriente, dirigiéndome hacia su origen.

No paraban de venir, de cruzarse como zombis, oscilando sobre la derecha…

2 comentarios:

  1. me alegra haber encontrado este espacio.
    un saludo,
    manuel

    ResponderEliminar
  2. Y yo de que lo haya encontrado, Sr Gómez!
    Un abrazo!

    ResponderEliminar

Gracias por tu comentario ;-)